Adam Elliot: “Intento mezclar comedia y drama para crear personajes con los que el público pueda empatizar”

El director australiano de animación Adam Elliot presenta en la Semana Internacional de Cine de Valladolid su último cortometraje realizado con técnica stop-motion: Ernie Biscuit, un divertido y conmovedor corto en blanco y negro inspirado en el París de 1966 que nos narra la historia de Ernie, un taxidermista sordo que, por circunstancias de la vida, realiza un viaje inesperado a Australia. Adam Elliot, reconocido como uno de los mejores directores de animación del momento, fue ganador de un Óscar en 2003 por su anterior cinta, Harvey Krumpet, y en esta ocasión opta al premio de Sección Oficial de la Seminci con su nuevo trabajo. Con un estilo similar a sus anteriores proyectos, que ya se ha convertido en sello propio, en Ernie Biscuit une humor y tragedia a través de una historia sencilla narrada por John Flaus, colaborador habitual de Elliot.

Está reconocido como uno de los mejores directores de animación. ¿Fueron siempre éstos sus planes como director?

Cuando estaba en la escuela de cine en 1996 comencé a pensar en rodar una trilogía de trilogías: tres cortos, tres cortometrajes de más duración y tres largometrajes. Nunca pensé que conseguiría hacer esto realidad o que debería llevarme toda una vida conseguirlo, pero por el momento ya he realizado tres de las nueve, así que ¡sólo quedan tres!

 ¿Cómo nació la idea de Ernie Biscuit?

Ernie Biscuit es la segunda parte de una trilogía de tres cortos. Cree a Ernie por unos motivos más prácticos que a su predecesor, Harvie Krumpet; lo realicé como cortometraje por las dificultades técnicas que posee el sistema de animación stop-motion  a la hora de realizar largometrajes. Una de las principales características del cine indie es su capacidad de adaptación con pocos medios económicos, por lo que si mi trabajo se considera indie es necesario que sea más económico

. ¿Por qué escogió París como primera localización del corto? ¿Y Australia como escenario principal?

Toda mi filmografía tiene en común el arquetipo de protagonistas que se encuentran a sí mismos en un ambiente totalmente desconocido para ellos, para los personajes “sentirse fuera del agua” es un mecanismo para encontrar el valor y superar la adversidad. París y Australia son dos mundos opuestos, especialmente en los años sesenta.

¿Cree que es más complicado hacer comedia, drama o mezclar ambos géneros?

Creo que escribir ambos es igual de complicado. Invierto meses en escribir cada una de mis películas; creo que el guion es la parte más importante de todo el proceso. En mis películas siempre intento mezclar comedia y tragedia con el objetivo de crear personajes con características humanas y que el público pueda empatizar con ellos.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

He comenzado a escribir mi próximo largometraje, aunque cada una de estas películas suele suponer cuatro o seis años de trabajo así que ¡aún queda mucho por hacer!

Texto original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s